domingo, septiembre 23, 2007

Hairspray, ¡A Moverse!

Con el título lo resumo todo. Esta película me ha dado ganas (y a todo aquel que la ha visto) de ponerme a bailar en medio del cine. Hace tiempo que no disfrutaba tanto con una película, entrando y saliendo con una sonrisa y unas ganas irrefrenables de bailar y moverme. He pagado * € (cambie * por lo que cueste la entrada en su cine), en escuchar un CD de música tremendo, y no me arrepiento ni un solo céntimo.

Pero vamos a la historia: Remake. Tracy Turnblad (Nikki Blonsky), una chica grande, con un gran peinado y un corazón aún mayor, tiene solamente una pasión: bailar. Su sueño es aparecer en "El Show de Corny Collins", el programa de baile televisado más codiciado de Baltimore. Tracy parece perfecta para el programa, a no ser por un problema no tan pequeño: no cabe. Su figura generosa siempre la ha apartado de los grupos a la moda, cosa que le recuerda continuamente su amante pero excesivamente sobre protectora madre y de generosa figura, Edna (John Travolta). Esto no detiene a Tracy porque si existe alguna una cosa que esta gran chica sabe, es que ella nació para bailar... (FILMAFFINITY)

La película no pasará a la historia (no lo pretende), no marcará a las nuevas generaciones como lo hizo Grease (el mundo actual es muy diferente), pero la recordarás por su alegría, su dinamismo y su optimismo. El musical es uno de mis géneros cinematográficos, porque es el más difícil de realizar (tiene un poco del resto de los géneros y hay todo tipo de . Si no te gusta el género, odiarás esta película, pues es 100 % musical. No hay ni un minuto del film que no tenga algún sonido . Es como un CD en imágenes.

‘Grease’, en cuestión de musicales, son palabras mayores. Pero Hairspray intenta recordarnos a base de un buen rollo y música muy pegadiza a la mítica película de Travolta (¿casualidad que participe en las 2 películas?). Pero claro, aquí viene la diferencia. El guión de las dos es muy simplón, pero la película de los tupes y las cabelleras engominadas tiene a Randal Kleiser en la dirección, y este le saca mucho más partido que el correcto Adam Shankman. Shankman se ha dedicado a colocar la cámara en un buen lugar y grabar unos buenos números (para algo fue coreógrafo), pero poco más. Los arreglos a la música, hechos por Marc Shaiman, son geniales.
Como he dicho, el guión es bastante simplón (que no malo), y la película es demasiado "feliz" (no hay nada malo, todo es de luz y color), pero es que así es el mundo de la protagonista. La (correcta) dirección no hace gala de grandes y llamativos recursos, pero los maneja bien, con soltura. Los números musicales, del primero (Good Morning Baltimore) al último (You can't stop the beat), son tremendos. La película es un ir y venir de números musicales. No hay casi respiro (salvo en la parte en que intenta adoptar un discurso político).

Los actores, simplemente da gusto verlos. Nikky Blonsky, es la mejor de todo el reparto. Es un torrente de la naturaleza (y pensar que la descubrieron a través de MySpace...). Ella sola conduce la película con gran naturalidad. Elijah Kelley, tiene una gran voz y creo que es de los mejores. Zac Efron es el ídolo (que palabra) de las jovencitas gracias a High School Musical, y no me parecía adecuado para el papel, pero me equivoqué (el chaval lo borda, y no cansa ni molesta, cosa que ocurre con muchos personajes similares). Amanda Bynes me gusta, y mucho. Y además, canta bien (y está mejor, atención a su vestido al final). Brittany Snow también es muy guapa y no desentona nada.

En cuanto a los adultos, es obligatorio empezar por John Travolta. El tio se mueve genial metido en ese traje. Se lo pasa bien y nos lo hace pasar bien. Por el no pasan los años. James Marsden me ha sorprendido. Lo hace muy bien. Es el personaje que más me ha impresionado del film. Michelle Pfeiffer haciendo de mala... Con eso basta. Pero para mí, esta mujer tiene cara de mala leche permanente. Christopher Walken está un poco despistado, pero poco a poco coge ritmo y te va cayendo mejor (su número con Travolta, impagable). Queen Latifah hace lo que mejor sabe hacer, cantar. Y lo hace como siempre, bien. Allison Janney y Jerry Stiller también se pasean.

En resumidas cuentas, creo que es la mejor película del verano 2007, pues te lo hace pasar bien y te quedas con ganas de más. En la sala donde la ví, la gente (que no era mucha) salía bailando. Y con una sonrisa. En estos días, esto es difícil. ¡Olé!

Para terminar, sólo un par de apuntes:

- Al ser una película con pocos diálogos no cantados, podrían haber dejado toda la película en inglés. Hubiera sido mucho mejor.

- ¡Que dure más!

Nota: Muy buena.

2 comentarios:

La Voz Anónima dijo...

Vi Hairspray el día de su estreno y me encantó. Sinceramente estoy de acuerdo contigo en todo, sobre todo en que sales con una sonrisa, sales feliz, sales con ganas de bailar (por cierto, me bajé la BSO para dar rienda suelta en casa) xD

Tremendísima la "inocente" Bynes y muy simpático el número de Walken y Pfeiffer en la tienda.

Quizás lo peor el tema político, que vuelve excesivamente seria una peli con mucha coña y mucho homenaje

Por último, fíjate en el título, hay una pequeña eRrata. xD

Rifle Pandiani dijo...

Gracias por fijarte, ya lo he arreglado.

Por cierto, me alegra mucho volver a verte por aquí (si consiguieramos que alguien mas que lea por aquí comentara también...). Siento haber estado inactivo, pero ya vuelvo a la normalidad.

Saludos!!