jueves, junio 14, 2007

Exámenes, esos odiados papeles...



Hoy, para liberar algo de tensión en estos días de sufrimiento y dolor en los universitarios, voy a hablar sobre lo que MÁS nos GUSTA a los estudiantes... ¡Los Exámenes!. Si, esos papeles que hacen que te juegues todo un curso en un par de horas. Concretamente, hoy hablaré sobre como afrontar un examen.

El mejor consejo más importante que os puedo dar en este tema, es muy sencillo: No encontrarse gente conocida por el pasillo antes de comenzar la prueba. Si te encuentras a alguien, automaticamente, por la Ley De Murphy, te preguntará por algo que TÚ no te has estudiado. Y además te mirará como diciendo: "¿COMO? ¿Qué no te has estudiado la reproducción celular? ¡Pero si eso vale 5 puntos de exmen!". Así que lo mejor es no encontrarte a nadie por el camino, y cuando llegues al examen verás la pregunta de sopetón: "Explique la reproducción celular y dibuje todos los p**os apartados". Efectivamente, tú de esa pregunta no tenía ni puñetera idea. Ni tú, ni nadie. Pero es que los profesores a veces son unos cachondos mentales.

También es importante no encontrarte a nadie que te diga que lo lleva fatal. Porque luego saca un nueve y aún te jode más. Que tú en el fondo no tienes problema con ninguna persona, pero es que a nadie le gusta que le engañen, y si ver que tus amigos suspenden también, es como reconfortante, ver que te dicen que les va mal y aprueben (y con nota) es para matarlos. Sin rencores, eso sí, pero para matarlos. Por mentirosos.

La verdad es que el momento de empezar un examen es siempre muy difícil de llevar, porque tienes los folios boca abajo y el profesor, con una sonrisa de oreja a oreja, dice en voz alta: "No deis la vuelta al examen hasta que yo lo diga". ¿Por qué hacen esto? Pues muy fácil, para que no veas que la mitad de las preguntas no te las has estudiado, y la otra es la de la de reproducción celular. Deberás afrontar el peor, el papel en blanco del examen. Esos momentos de tensión y sufrimiento tienes que escoger sitio, lo más atrás posible, por si acaso hay que copiar. Pero piénsalo bien. Atrás del todo se colocan los que quieren copiar, es decir, no tienen ni idea. Como tú. Así que si copias algo, lo más probable es que esté mal. Y si te pillan, pues es aún peor. Es decir, mejor no copies, que todo son desventajas y problemas. Luego el profesor repartirá folios en blanco para que hagas el examen. "Coged tres". Dirá. Y tú: "Pues yo cojo cuatro, que pa' chulo yo". Porque nunca se cogen los folios que dice el profesor, se cogen más.

Durante el examen, como te vas poniendo nervioso, comienzas a ver mal las preguntas, todo borroso, y no entiendes bien lo que preguntan. Entonces, en un halo de inspiración y sabiduría, llamas al profesor (yo lo hago en metodo aspesor "ch-ch-ch-ch", que se que les j**e mucho, y yo también tengo derecho a molestar un poco) y le preguntas: "Esto que pone aquí, ¿a qué se refiere?". Y este, te mira como si fueras medio tonto y te contesta con la respuesta comodín: "Esto lo debería usted saber ya". Apaga y vamonos. Esto es lo peor que te pueden decir en un examen. Y lo más peligroso es que el profesor quizás ni siquiera sepa la respuesta, e incluso que no sea ni de esa asignatura.

Aunque en el fondo, no vas siempre a los exámenes sin saber nunca nada. Hay veces que sabes un poco de algo y puedes estirarlo e intentar rellenar. Pero, delante de tí, siempre hay un compañero que escribe sin parar. Y se levanta a coger folios, folios y más folios, que acabas pensando: "¿Pero este que escribe? Esta escribiendo el libro de su vida, fijo". Por que, en realidad, los profesores corrigen al peso En según que carreras dicen que mientras más folios más nota, y van por peso. Que injusto para los de la letra pequeña.

Pero, en fín, como no tienes más remedio haces el examen, contestas lo que sepas y en lo que no pones unos dibujitos monísimos para que ocupen más espacio. Pero los profesores a veces son muy cabrones (ojalá yo no sea nunca así). Una anécdota: En un examen, un alumno fue a entregar su examen que ocupaba un sólo folio, y el profesor al cogerle la hoja, le preguntó: "¿Te lo grapo?". Esto ya es el colmo de la humillación de los profesores.

Siempre nos quedarán las chuletas, ese pequeño trozo de folio en el que apuntamos cosas importantes que van a entrar en el examen. Lo que pasa es que siempre apuntamos lo que hemos estudiado. Y... ¿Quién te iba a decir que los profesores iban a preguntarte sobre la reproducción celular?

3 comentarios:

Rochy dijo...

Lo Pero De Toda Son Las Conversaciones Previas Al Examen & La Gentuza Que Se Juega Un:

- Oye, Miraste Mucho X?
- Na, Lo Normal, Por?
- Porque Me Dijeron Que Suele Caer Todos Los Años & Que Es Importante.
- & Lo De Y, Cómo Lo Llevas?
- Parecido.
- Na, Pues También Cae.

Osea, Muéreteeeeee !! Qué Quieres Desanimarme Antes De Entrar Al Examen? Quieres Que Me Tire Por La Ventana? Porque Si Es Así Dímelo, No Te Cortes ^^

En Fin, Otro Explaye Como El De Ayer. Te Quejarás, Eh? :P

Besusss Alex !! Nos Vemos El Miércoles :(

Martin dijo...

Mi tactica mienstras esperas antes de examen es:
-Cascos a toda ostia
-Si ves a algun colega que viene por el pasillo con hojas en la mano... NI PUTO CASO, vuelta y no te veo.
-Si me preguntan que tal lo llevo: Cuando me den la nota te lo digo.

Peazo articulo. ALEX 4 PRESIDENT!!!

La Voz Anónima dijo...

JAJAJAJAJA
Tienes toda la razón. Eso sí, a mí personalmente lo que más me jode son los exámenes con apuntes y libros:
-"¿Cómo que no lo hiciste? Pero si había uno igual en la página 345 del tocho nº5 que me traje"
-"Ah, yo es que sólo tenía hasta el tocho nº3..."

MUCHA SUERTE A TODOS (esperemos no necesitarla)